lunes, 21 de septiembre de 2015

GUERRA

Imagen del artista Michael Peck. Fotorrealismo.
http://www.michaelpeckart.com/


La guerra muerde y después se oculta.
La guerra siempre me deja esdrújula...

La guerra anuda montones de zapatos a las gargantas y,
los hace estallar, y entonces llueven brazos, piernas,
lágrimas vivas.
Hay millones de ojos que no encuentran sus párpados...
Las manos de la tierra rebuscan
en cada agujero. Encuentran pequeños destellos
asustados, cristales que vuelven a su estrella,
distancias insalvables...
La guerra deja un quebranto esparcido.
La miseria mundana a cara descubierta.

Una vez encontré rostros huidos de la guerra
que llegaron del mar... , arrastraban desiertos...
Un anillo en su dedo que aún latía, latía de miedo.
Una historia sin terminar...
Un arrullo en silencio debajo de un tanque.
Una banderola con un nombre incrustado
que solo decía: Paz. Aplastada.
Un cuento vacío de colores
lleno de sapos y, sin palabras...

Nunca supe cómo llegó a la tierra
la guerra muerte, la sangre fría.
Tanta hojalata herrumbrando valles...

Algunos creen que fue cosa de valientes,
pero yo creo que ha sido cosa de cobardes.
De enseñanzas y credos erguidos en pedestales
que dominaban males endiablados.
Soberbia en danza, cualidad de raza...

Malacrianza de siglos arrastra el mundo,
enfermiza pretensión por controlar lo eterno
han hecho de la guerra principio y fin.
Pero ¿qué hay debajo de la piel del hombre?
Sino huesos, huesos cubiertos de ambición...
Sustancia efímera sin discernir y, guerras...

Pero ¿quien inventó el paraíso para matar por él?
Hogar – dicen – donde lucen tiras de pieles al sol
y el “ego” deja su aliento...

El camino de la venganza va repleto de noches,
tristes noches hacia su escarpa.
Porque nada termina con el muerto por muerto...

Llegó la guerra y nos dejó a oscuras,
llanto de niños, dolor de brazos,
temblor de cunas...

La guerra siempre me deja atónita, recién partida...
Incrédula, trémula... Esdrújula y muerta.



Publicado en el libro: "Entre dos tierras". Edit. Punto Rojo, nov. 2015. 
© All Rights Reserved.

Gracias, lector.


21 comentarios:

  1. Como dice John Lennon: tu puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único... Veo un futuro no muy lejano, un mundo en paz, civilizado... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Sí, yo a pesar de la realidad constante, también soy soñadora y sueño... Qué sería de la vida sin un sueño ¿verdad? Un abrazo, my friend.

      Eliminar
    2. A mi me dicen que ponga los pies en la tierra, pero no puedo, debo ser demasiado optimista y creó en que la gente es buena...yes I'm a dreamer!! Be happy

      Eliminar
  2. Cuánta verdad contenida en tan poco espacio. Un beso tan grande como tu corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapa. Gracias por tu complicidad y calor. Une grande embrassade depuis mon coeur!

      Eliminar
  3. Grandes verdades nos traes en este imponente poema que extremece por su realidad. Sería maravillloso invertir el interés de hacer la guerra en conseguir La PAZ. In fuerte abrazo y gelicidades por lo bien que escrines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. Sí, el eterno mal del mundo para el que parece no hay remedio alguno. Muchos lo han intentado y lo intentan: LA PAZ... Al menos que no mueran las intenciones de conseguirla un día. Sí, yo, como Celaya, también creo que la poesía es un arma cargada de futuro. Las palabras provocarán los hechos, los buenos hechos hacia algo mejor.
      Un abrazo. Siempre agradecida.

      Eliminar
  4. Buenas tardes, Clarisa:
    Sincéramente, conozco pocas sensibilidades con una capacidad comunicativa tan humana como la tuya. Leerte me llena de sensaciones, que soy incapaz de poner en palabras.
    Muchas gracias, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Agradable tus palabras, siempre.
      Y, gracias a ti por leerme con tanta generosidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Cuesta creer y soñar que ¿por qué no? Poder vivir un mundo donde no existan las guerras ni las barbaries, donde solo los amaneceres y atardeceres esperando un nuevo día lleno de esperanza y de sueños por cumplir sea nuestra única preocupación. Donde la palabra PAZ gobierne exclusivamente en nuestros corazones y en nuestras vidas.
    Debemos pensar que es posible, porque si tal vez lo deseáramos al unísono se podría hacer realidad.
    Un abrazo gigante querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maite. Sí, así debemos pensar, que aún es posible un mundo mejor, sino, triste herencia para nuestros hijos...
      Un fuerte abrazo. Lo mejor para ti y los tuyos.

      Eliminar
  6. Hola Clarisa. Un bello poema para hablar de algo tan horrible como la guerra...Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por mi espacio Eric. Saludos.

      Eliminar
  7. estamos viviendo tiempos difíciles, trato de evitar las imagenes de los refugiados en los telediarios pq me hacen sentir impotente. un beso, Clarisa, te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, se pone malo el cuerpo... Bueno, al menos que nos queden las palabras. Ando muy ocupada, apenas tengo tiempo ahora. Perdonadme tú y los que me leéis con tanto cariño, por tardar en responder...
      También sigo tu ingenio, que de verdad, escribes que da gusto leerte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. me ha encantado la realidad intensa de tu texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Mucha. Saludos. vaya muy bien.

      Eliminar
  9. Magistralmente expresado...tú lo haces de una manera clara y precisa, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimada Amanda. Un abrazo y que vaya muy bien.

      Eliminar
  10. Sí, la guerra deja sentimientos graves y esdrújulos. Estos días he estado leyendo "Persépolis". Se trata de la visión de su país (Irán) y de los hechos acaecidos en los últimos treinta años, en primera persona, de Marjane Satrapi. Ella, la autora, vivió la guerra y las represiones de las dictadura y de la Revolución Islámica entre la niñez, la adolescencia y la juventud. Aunque es en forma de cómic, siempre acongoja cuando un testigo directo relata lo que ha vivido en la guerra. Te lo recomiendo. Sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué genial eres... Sí, también leí el libro de Marjane y vi la película, ganadora de varios premios. Es una autora realista maravillosa.
      Saludos, que vaya muy bien.

      Eliminar