lunes, 8 de abril de 2013

LA NORIA DEL MAR

Imagen del filme: "Magnolias de acero" (1989) de Herbert Ross.

En un ala del mundo alineados tú y yo,
como dos planetas fugados del cosmos,
vibrando la vida y saliendo a dar vueltas,
errantes sin glorias queriendo ser héroes,
buscando horizontes que abran sus puertas.

Aquí y allá, y en todas las partes,
tan dentro de todo y tan fuera del aire,
envueltos en luces que son ilusiones,
de un tiempo furtivo que al fin nos conforme.

Al oeste y al este y en ningún lugar,
durmiendo entre abrazos que no nos abarcan,
viviendo entre besos de sólo palabras,
atiendo mis horas y vuelvo a empezar.
Mundo giratorio,
la noria del mar,
magnolias de plata
vestidas con tules,
tus ojos me ciegan,
no puedo mirar,
el pecho me tiembla
te quiero besar;
la luna que nace
y se quiere escapar...
Y el amor que llega
con su libertad.
Te quiero entre esquinas que cantan mañanas,
te quiero entre espacios que son dibujados,
sorprende la vida con su abecedario,
lenguaje de un tiempo que canta y proclama,
sus notas al margen de lo inesperado.
La risa que vuela
entre la espuma blanca,
las manos se elevan,
caricias se calzan,
y entre los colores
de la primavera,
se enciende una rosa,
se acerca un cometa.


Escrito por Clarisa Tomás- Campa. © All Rights Reserved.