domingo, 13 de enero de 2013

RUINAS DE ARENAS


La distancia se prende al corazón callado,
y entre la soledad germina un desaliento.
Los latidos no duelen, ni acaso aquel rumor
de un batir de alas que aleja algún amor...

Comienzan los días siempre sus pasos nuevos,
y allá en el horizonte van dejando sus huellas...

Noche serena, te acurrucas entre trenzas,
y te abrigas con memoria en su refugio
de nostalgias recientes en murmullos...

¿Quién puede hablar sin palabras nacientes?
¿Qué puede decir una palabra sola?
Un sembrado de letras que nunca serán frases,
se debaten e intentan llegar hasta tu boca.

Ayer, el verso libre corría entre su alarde,
triunfaban claridades entre las hojas;
hoy, lo mutilaron y quemaron en la hoguera...
Quizá de vanidades arda la tierra toda.

Reinan pobres palabras sobre ruinas de arenas,
y entre ellas la sonrisa sólo quiere lucir.

Quizá los arrendajos la eleven al venero
y entre los altos cedros se deje al fin oír.

No importa si las notas sólo fueron del agua,
no importa si el amor insiste en su manar.

Esqueletos divagan entre los pétalos caídos...
Diciembre sólo hiela lo que estaba perdido,
nada tiembla en las bocas, ya los besos se han ido.


Del libro (inédito) "Entre aguas corrientes", por: Clarisa Tomás Campa.


jueves, 10 de enero de 2013

VEN, DAME LA FLOR


¡Ven!:
dame la flor,
esa que es roja,
esa que espero.
¡Lucha!
Lucha en el viento,
lucha en las calles,
lucha en los cielos...
Pero tú, ¡ven!
Ven a mis ojos,
ven a mi hora,
ven a mi tiempo...
¡Ven a mi boca!
Quiero un jardín intenso
de fragantes verdades,
con cielos estampados
y palabras de amor.
Yo no quiero simplezas
de vagas ilusiones,
sin llaves y sin puertas,
sin ganas ni razón.
A mí, ¡dadme la tierra!
El arrullo de fuentes,
el verde de los valles.
Y entre primaveras,
veranos en la torre,
inviernos tras la hoguera.
Pero tú, ¡ven!
Llena mi silencio,
puebla mi espacio.
Donde pueda sentir
lo que brota en tus manos.
¡Ven!
Dame la flor,
la que tú solo amparas,
la que tú solo guardas:
¡soberano y señor!

Del libro (inédito) Entre aguas corrientes. Escrito por: Clarisa Tomás Campa.

martes, 8 de enero de 2013

PARA QUERERTE

Imagen del film: "Posdata: te quiero. (2007). Director: Richard LaGravenese.

Para quererte no preciso una excusa,
para sentirte no pretendo tus brazos;
porque te quiero sin amarres ni lazos,
porque te amo sin medidor de holgura.

Mi amor te persigue cual de niña a la luna;
me gustaban las torres, las colinas sin vallas.
Y subo hasta tu pecho, escalo hasta tu cara,
me detengo en tu boca donde mana dulzura.

Y me gusta tu fuente con su fresca frescura,
donde se aclara Clara, donde se calma llama.
Y a pesar de bravura, se contiene locura.

Y amor vuelca y canta cual ave por sus ramas,
conquista su horizonte, vuela hacia su altura.
Y feliz se entrelaza como el viento en las alas.

Del libro inédito "Entre aguas corrientes" por, Clarisa Tomás.

lunes, 7 de enero de 2013

FRESAS SALVAJES

                                      Imagen del film: Fresas Salvajes (1957) del director Ingmar Bergman
 (Ciclo: Cine Clásico en la Universidad).
En la ventana del recuerdo,
te escribo en blanco y negro...


Encadenada a ti por voluntad y vida,
enamorada sin hastío ni descanso,
hasta que mis huesos se deshagan como lluvia,
hasta que mi aliento se eleve como plumas...

Río en ti, contigo, por ti...
Y me enamoras más cada día
con tu anhelo de contemplarme
bajo el enfoque de encuadres perfectos.

Siempre me parecen tus ojos
libélulas azules que me llevan al bosque,
por encima del río de tu sonoro pecho.

Y asaltamos las cumbres
cual alpinistas intrépidos,
bandoleros de instantes fugitivos,
rebeldes, con causa bien medida,
ansiosos por alcanzar la cima,
por lograr llegar al nido de los besos.

Te inventas cuentos y palabras nuevas te nacen
en tu diccionario de ideas luminosas, versátiles,
que en tu boca, me saben a fruta no probada,
de frutales que aún no tienen nombres.

Nunca existe el cansancio entre tus días y los míos,
nunca partes sin mí, nunca vienes sin ti;
ni mueren tus ganas de sentirme cerca,
frente a frente, pie con pie, mano con mano.

Y encuentro al llegar, tu sonrisa ya puesta,
en tu alarde de nuevos escenarios...
Siempre diferentes, siempre realizador de nuevo ensayo,
que sutil, recreas magistral con vivo encanto,
cual film inolvidable de Bergman,
regalándome aquellas "salvajes fresas"...

Me acoplo en el hueco de tus brazos,
balanceo en ellos, y me llevas a un cine sin teatro,
de columpios y parques actuales...
Y te miro y vuelve la magia, y me quedo en tu boca...
Caminamos descalzos, como Robert y Jane por el parque...
Y me abrigas y me amas; y jugamos, jugamos...


Del libro (inédito) Paisajes desde una cornisa. por: Clarisa Tomás Campa.

domingo, 6 de enero de 2013

NUESTRO DESENCANTO


En nuestra historia no cabe más llanto,
ya no te quiero, ni tampoco me amas,
ya no lloremos por lo que se ha secado,
cual flores tiernas cuando llega el hartazgo.

En nuestra historia no cabe más canto
ni más acordes, ni más poemario;
se nos helaron las musas de frío
entre el descuido y los desengaños.

En nuestro río no cabe más cauce,
ni más barquitos bailando en sus aguas,
hemos perdido el encanto y las ganas,
ya no tenemos la dulzura de antes.

no...nononono....nooooooooo......

Ahora me llamas y no me acelero;
ahora te beso y no me reclamas;
ahora me hablas y no dices nada;
ahora te adorno para ir a la cama.

En nuestros brazos no caben abrazos,
en nuestros ojos no brillan luceros;
ni me enamoras con un solo guiño,
ni te embeleso con un solo gesto.

Ya no te asustan mis lindas caderas,
ya no te inspira trepar por mis piernas;
ya no te incluyo en mi lista secreta,
ya no me tienta tu pecho de atleta...

Ahora me escapo al centro sin ti;
ahora te marchas de viaje sin mí;
en mis antojos no busco tu boca,
ni en tus ensueños me quitas la ropa.

no..nononono....nooooooooo.....

En nuestra historia no caben mas días
ni más esperas ni minutos tan largos,
se nos ha roto el ritmo entre estrías
de un tira y afloja de tu mano y la mía.

Ahora me duele la cabeza contigo,
ahora te duermes mientras yo me desvisto.
La media vuelta y nos damos la espalda,
la vuelta entera y llega la mañana.

En nuestra historia no caben más versos,
ni más caricias, canciones, ni besos...
Se nos rompió la luna en el espejo:
cristales rotos y la melancolía...

na...nananananaaaaaaaa...

Escrito por Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved. 



sábado, 5 de enero de 2013

EL SUEÑO TRAVIESO

Imagen del film: Akira Kurosawa's Dreams de Akira Kurosawa. (1990).
Poema publicado en el libro "El aliado de Amara". Ed. Círculo Rojo. (Nov. 2012).
Una tarde de un día
yo me fui a la tristeza
y ese día, esa tarde,
se volvió de diciembre.

Una noche de un día
me “escapé con un sueño”,
y esa noche mi cama
quedóse vacía.

Y en la noche se oía:
¡es un sueño travieso
que ha escapado sin guía!

Era un día de un tiempo
y era yo por un día,
mensajera del viento,
cantarina reía.
Y el sonido fluía
y el perfume llegaba
de la rosa, a mi encuentro.
Iba libre en las olas,
en el pelo,
en la risa,
en el beso
en el sueño,
en la vida...

Despertó la alborada
con un trozo de cielo,
y un jilguero,
una alondra,
me dijeron adiós...

Y otro sueño alado
que a mi lado pasó,
me miró soñoliento
y feliz me decía:
¡Vuelve al sueño otro día
que volvamos los dos!.


viernes, 4 de enero de 2013

EL MAR ES MI TESTIGO

"Adiós". Pintura de Alfred Guillou (1844-1926). Artista francés. Realismo.


Vuelta de tormentas que nunca se extinguieron,
vuelta de naufragios sobre mi corazón,
la agonía que cede al final sin remedio,
desoladas las manos, estampida en la voz...

Vuelve el devaneo de las aves de paso,
musitando sospechas queda el nido sin plumas,
gobiernan las rapaces sobre el ancho remanso,
el cielo entrecortado se queda entre la espuma....

¿ A dónde vas sin voz pregonero del alba?
¿ A dónde tú que vienes de una isla olvidada?
¿ A dónde vas sollozo en la noche que muere?...

Rozando tus riberas vi llegar a selene,
y entre tus lirios de agua me quedé por noviembre...
Noviembre con su eco y deshojando tu ausencia,
que susurraba versos, que templaba el alféizar,
que abrazaba la orla donde crecía un suspiro...

Ayer corté una fresa del jardín de la tarde,
recordé el primer beso bajo el lienzo de mayo.
Aromas de silencios esparcen las nostalgias...
Tu calor que aún lo guardo, tu dulzor en mi boca.

Navego por diciembre entre la tempestad,
el mar no tiene fondo, se hunde mi verdad...

Que te quise y te quiero y te vuelvo a querer...
He virado hacia el sur y elevado mi ancla,
timón a barlovento, mi dolor a la espalda,
allá sobre el Mistral encallará mi barca...

Que te quise y te quiero y después te querré...
La tormenta me envuelve y el mar es mi testigo,
dejo estas rosas blancas sobre su cristalino...

Del libro (inédito) Entre aguas corrientes. Por: Clarisa T.

QUÉ DOLERÁ DE TI

                          
Tiempos mudos.     
                              

Qué dolerá de ti, palabra rota,                                         
que ruedas en las sombras
y no encuentras la luz.

Finalizado empeño y su cordura,
desorbitó de su planeta frío,
y fue a caer al pozo del vacío
de un cielo del revés y sin altura.

Qué dolerá de ti, intento en vano,
por pronunciar el secreto de las voces,
y las bondades que esconden tu desorden.
¡Oh, voluntad de voluntades amplias,
que no encuentras la boca y la garganta!

Tiempos de pérdidas extremas,
de vientos quebrando entre rendijas,
de soles mecidos por inciensos,
quemando en las entradas y salidas.

¿Qué puede hacer tu trémulo vocablo?...
Sangran laringes su miedo y su impotencia,
se rompen nudos de vocales sin letras;
vuelcan brocales doloridos al pecho,
corazones mudos se anegan con las piedras...

Y veo que al fin te tapan y te vetan,
te arrastran por rastrojos encendidos,
y apagan tus cenizas en sigilo,
por lugares sin rostros y con rejas.

Ya muerde la malicia entre las quejas,
ya triunfa dolor sin una prueba;
puebla la “sinrazón” y embiste fiera
con su arma mortal y su condena.

Qué dolerá de ti palabra hueca,
sonidos de fonemas mudos;
Qué dolerá de ti vocablo puro,
sin fuerza de vocales en las cuerdas...

Publicado en el libro "El aliado de Amara" por: Clarisa Tomás. (Ed.Círculo rojo, nov. 2012)